martes, 24 de junio de 2014

Coca de San Juan sin gluten




Quiero comenzar este post con el comentario que hice esta tarde en el grupo de Anécdotas de celíacos con unas palabras que me han salido del corazón :
“Para los que no lo sabéis, a mí me diagnosticaron la celiaquía hace 10 años (concretamente 10 años 4 meses y 19 días... como una condena, tal cual) con lo que  durante 31 años he comido de todo!!! Adoro los dulces y como no engordaba (tiempo pasado...) me ponía las botas...
Aún recuerdo la primera vez que hice pan sin gluten y lloré, y lo acabé tirando... 
¿A qué viene esto? A que hoy me he emocionado comiendo... porque he probado un dulce que he hecho que me ha recordado a los bollos de leche, brioches, larpeiras (los gallegos sabéis lo que son), etc.
Chicosssss!!! no os desaniméis!!! Podemos hacer cosas deliciosas para comer!!! Y no tenemos que privarnos de nadaaaa!!!
Hablaba de la receta de Coca de San Juan sin gluten que he comido hoy, os recomiendo a todos que la hagáis, vale la pena y está deliciosa.

Tengo que darle las gracias a Salomé por la receta que compartió en su maravilloso blog Salado y Dulce sin gluten, que es de donde he sacado la “masa” para esta coca.


INGREDIENTES:
Masa madre o prefermento:
100 de leche
100 de harina sin gluten
1 taco de levadura fresca

Masa (del blog de Salomé)
150 gr maizena
150 gr almidón agrio de mandioca
50 gr leche en polvo
30 gr trigo sarraceno
80 gr azúcar
10 gr sal
1 cucharadita goma xantana
3 huevos enteros y una clara (reservamos la yema para pintar la coca)
1 taco de levadura fresca
140 gr leche o agua
40 gr anís
60 gr mantequilla a temperatura ambiente
Ralladura de limón y naranja 



Para decorar:

Crema pastelera:
250 ml  leche + 2 cucharadas
1 huevo
100 gr azúcar
25 gr maizena
1 cáscara naranja
1 cáscara limón

Piñones y naranja confitada
1 yema para pintar la masa


PREPARACIÓN:

El día anterior o incluso con anterioridad,  hacemos el prefermento o masa madre. Disolvemos la levadura en la leche tibia y añadimos la harina. Amasamos un poco (con una espátula) y dejamos en un bol tapado con film transparente y metemos en la nevera.
Sólo vamos a utilizar 100gr, el resto lo dejamos en un bote en la nevera para hacer pan o lo que necesitemos.

Al día siguiente sacamos nuestra masa madre y dejamos que coja temperatura ambiente.
En un vaso ponemos 40 gr de leche con la levadura y una cucharadita de azúcar para que espume.
Mezclamos bien las harinas, la leche en polvo, el azúcar, la sal, la goma xantana y las ralladuras de naranja y limón, añadimos la mezcla anterior de la levadura y removemos.
Batimos los huevos, con la mantequilla ablandada, el anís y la leche que nos quedaba, y lo incorporamos también a nuestra masa.

Añadimos nuestra masa madre y amasamos bien, no con las manos que es muy pegajosa.

Ponemos en un bol tapado con film transparente al menos 12 horas en la nevera.

Así queda la masa pasado el tiempo de levado



Vertemos la masa en una placa de horno con papel de hornear,  le damos forma con la espátula y la pintamos con la yema de huevo batida.






Decoramos con crema pastelera con ayuda de una manga, con piñones y trocitos de fruta confitada.





La crema pastelera la hice de forma muy sencilla:

Calentamos los 250 ml  leche con el azúcar y las cáscaras de naranja y limón.
Disolvemos la maizena en las dos cucharadas leche, y batimos bien incorporando el huevo.


Cuando la leche hierva la colamos encima de la mezcla anterior sin  dejar de remover y volvemos a poner la mezcla al fuego hasta que dé un hervor.



Ahora viene el horneado,  que es donde metí un poco la patilla y se me tostó un poco por debajo.
No hay que precalentar el horno y hay que ponerlo a 160º porque la masa es muy sensible. Sólo con calor por abajo y con la bandeja hacia arriba.

Yo la dejé en el horno 25 minutos pero tenéis que echarle un ojo por si acaso.
Se deja 2 minutos dentro con la puerta abierta y después la ponemos a enfriar.


Y qué queréis que os diga… que no estaba buena no... estaba deliciosa!!!!


2 comentarios:

  1. Me has emocionado Marga... leyendo tu introducción y sintiendome tan identificada por mi hija. Así que ahí está el motivo de pruebas y pruebas para conseguir esta masa. Que no se quedase sin comer una buena coca de san joan cuando nos reunimos todos los amigos en la verbena.
    Me alegra que te gustase y entre la receta de una y la de otra y otra, normalicemos lo que no es tan sencillo.
    Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gente muchas veces no entiende que se hace cuesta arriba no poder comer mientras los demás sí lo hacen. Quedarse mirando para los demás o tener que contentarse con algunos productos "intragables" es bastante triste,
      Gracias a personas como tú conseguiremos que los celíacos podamos comer como los demás :) Muchas gracias de nuevo :)
      Mil besosss!!!

      Eliminar