domingo, 12 de agosto de 2018

Tarta de queso al horno con base de hojaldre (sin gluten y sin azúcar)



Tengo varias recetas pendientes de publicar, pero antes de que pierda el papelito donde anoté los ingredientes y las cantidades de esta receta, tengo que subirla!!

Esta tarta es muy sencilla!! De estas que se mezcla todo y se bate. A nosotros nos ha gustado mucho, la hemos conservado en la nevera fresquita y la hemos comido en varios días, para no darnos un atracón.

Ingredientes:

Recordad que hay que revisar SIEMPRE que todos los ingredientes que vamos a utilizar son sin gluten, incluso aunque los hayamos consumido con anterioridad (pueden haber sufrido cambios en la composición)

1 base de hojaldre sin gluten (este era Buitoni, pero sirve cualquiera)
500 gr de queso batido (una tarrina de Lidl)
200 gr de queso granulado o requesón (una tarrina de Lidl)
200 ml de nata
4 huevos enteros
2 cucharadas soperas de harina de maíz (yo usé de la amarillita)
8 cucharaditas de café de sucralosa (podéis sustituirla por azúcar los no diabéticos, unos 100 gr)
Aroma de vainilla (opcional)


Preparación:


Precalentamos el horno a 180º

En un molde de silicona o uno desmontable (lo que tengáis, el que usé es de silicona, de 26 cm de diámetro) estiramos la base de hojaldre y la pinchamos por toda la superficie con un tenedor.

En un recipiente grande ponemos todos los ingredientes: los quesos, la nata, los huevos, la harina, la sucralosa y el aroma de vainilla. Pasamos la batidora hasta que no quede ningún grumo y esté todo integrado.

Vertemos la mezcla sobre la base de hojaldre y horneamos a 180º durante 45 minutos. Pasado ese tiempo comprobamos con un palillo que esté hecha (lo clavamos en el centro y al sacarlo comprobad que salga limpio). Como a mí me gusta que esté doradita por encima, la puse unos minutos (5 como mucho) a 250º, para que cogiese color.

Dejamos que enfríe y la desmoldamos con cuidado. Como es bastante consistente, pasé un cuchillo por los bordes y le di la vuelta en un plato. Después le dais rápidamente la vuelta en el plato/fuente donde la vayáis a servir.

Se conserva en la nevera perfectamente varios días y es recomendable servirla fresquita.

Espero que os guste J




domingo, 1 de julio de 2018

Pastel de manzana sin gluten, sin azúcar y sin edulcorantes (en microondas)


Ingredientes:
2 manzanas
1 plátano
2-3 dátiles
6 cucharadas soperas de leche
125 gr de mantequilla derretida
75 gr de harina de arroz
25 gr de almidón de maíz
½ sobre de levadura
**** Recordad que SIEMPRE tenemos que verificar que todos los ingredientes que vamos a utilizar son sin gluten y sin trazas

Preparación:
Esta es mi primera receta sin gluten, sin azúcar y sin edulcorantes. Aún tengo mucho que mejorar, pero como estoy muy contenta con el resultado la quiero compartir.

Además, me he dado cuenta de que hay recetas que pensaba que había subido en su día al blog, pero no lo hice… y ahora a ver quién encuentra el papelito donde las anoté… Así que iré subiendo poco a poco las nuevas que vaya haciendo para tenerlas siempre disponibles.


Y vamos a por la receta. Yo he utilizado un molde de silicona tipo plum cake, si no tenéis podéis utilizar cualquier molde apto para microondas debidamente forrado con papel de hornear, o untado con un poco de mantequilla y enharinado.

En un recipiente grande ponemos la mantequilla derretida ya fría, la leche, el plátano troceado y los dátiles cortados a trocitos. Pasamos la batidora hasta que quede una mezcla líquida. Yo tuve que colar la mezcla porque tenía mucha prisa y me habían quedado trozos de dátil sin triturar.

Mezclamos las harinas con la levadura y las tamizamos (con un colador sirve). Las añadimos a nuestra masa y removemos con batidor de varillas para que no queden grumos.

Pelamos y cortamos las manzanas en trocitos pequeños y las ponemos en nuestro molde.  Añadimos la masa por encima y movemos un poco con una espátula para que se reparta bien.

Metemos en el microondas a temperatura máxima 9 minutos y dejamos el bizcocho dentro 5 minutos más, sin abrir la puerta. Dejamos que enfríe unos minutos y lo desmoldamos sobre una rejilla para que termine de enfriar.

En este caso no le he puesto ningún tipo de decoración, porque me acordé de la foto cuando ya era demasiado tarde y sólo quedaban unos trocitos… pero si no lo vais a servir ya cortado, no le viene nada mal ponerlo bonito.

Espero que os guste.

domingo, 20 de mayo de 2018

Conos y canutillos de hojaldre sin gluten para rellenar



Esta es la receta con la que iniciamos estos días el 17º Reto de Cocina de nuestro grupo de Facebook Celíacos de Coruña: Ideas con hojaldre.

Los celíacos a veces nos apenamos pensando que lo tenemos muy difícil a la hora de preparar unos canapés o algunos postres con hojaldre, porque en los supermercados venden (por ejemplo) volovanes o cornetes con gluten, ya cocinados y que sólo hay que rellenar.

Pero no hay motivo para apenarse!! Hoy en día tenemos la suerte de poder encontrar en la mayoría de los supermercados o grandes superficies masa de hojaldre sin gluten, tanto fresca como congelada de diferentes marcas.

Hoy os traigo una propuesta muy sencilla que podemos utilizar para rellenar con dulce o salado, con lo que podemos darle infinidad de usos.

Ingredientes:
-                     Una plancha de hojaldre
-                     Un poquito de aceite
-                     Un huevo para pintar el hojaldre

Preparación:
Untamos con un poquitín de aceite cada tubo, puede ser con forma de cono o de cilindro. Podéis hacer un molde artesanal enrollando papel de aluminio, si los queréis comprar podéis encontrarlos en ferreterías, grandes superficies, etc.


Cortamos la lámina de hojaldre en tiras de aproximadamente 1 cm de ancho y enroscamos las tiras alrededor de cada molde, montando ligeramente la tira sobre sí misma al dar las vueltas, para que no quede mucho hueco y se nos cuele luego el relleno.




Ponemos sobre papel de hornear. 


Una vez que tengamos listos todos los canutillos, los pintamos con huevo batido y horneamos según las indicaciones del paquete de hojaldre.


Transcurrido el tiempo de horneado (en unos 15 minutos ya estarán listos, id controlando para que no se quemen, sólo tienen que dorarse un poco) los ponemos a enfriar.


Cuando podáis cogerlos sin quemaros, quitáis el tubo girándolo un poco, con cuidado de no romper el hojaldre (si se rompe os lo coméis!! no pasa na!!! Jajajaja…)


Dejamos enfriar del todo los conos y los rellenamos en frío.

Si optáis por un relleno dulce, podéis usar crema pastelera (como en mi foto), nata, mousse de chocolate, etc.
Rellenos salados también admite: ensaladilla, crema de queso, paté,…

Espero que os guste y os resulte útil.


domingo, 1 de abril de 2018

Tarta fría de queso y fresas sin gluten (sin horno)



Creo que ahora mismo no tengo claro cuál es mi tarta favorita, pero si tuviera que elegir una me quedaría seguramente con ésta.

Hoy es el cumpleaños de mi sobrino pequeño, y para celebrarlo comimos el sábado todos en nuestra casa y preparé esta tarta. La búsqueda de la tarta para “pequeñín” no fue tarea fácil. El año pasado preparamos esta Tarta rápida de cumpleaños sin gluten que estaba muy buena pero no le gustó nada!! Así que este año, para celebrar su 7º cumpleaños, estuve investigando por internet… y apareció esta tarta!!!

La receta está inspirada en la receta de la web Las Recetas de Mamá, aunque he cambiado la receta de la base y tampoco he utilizado chocolate para la cobertura. Os animo a hacerla. Es muy sencilla y no necesita horno.

Esta tarta tenemos que hacerla el día anterior, porque tenemos que dejarla 12 horas en la nevera.

Ingredientes:

Ojo!! Revisad siempre que TODOS los ingredientes que vayamos a utilizar sean sin gluten y sin trazas.

-     -  26 galletas tipo maría sin gluten (en esta ocasión he utilizado de la marca Schar)
-      - 3 cucharadas soperas de mantequilla
-      - 400 ml de leche fría
-      - 2 sobres de preparado para cuajada en polvo sin gluten
-      - 400 ml de nata
-      - 125 gr de queso de untar sin gluten
-     -  160 gr de azúcar
-      - 200 gr de fresas

Para decorar podéis utilizar lo que más os guste: en este caso nata montada azucarada y dos fresas

Preparación:

Para esta tarta vamos a usar un molde desmontable de 22-25 cm.

Un truco!!! Para que sea más fácil sacar la tarta del molde sin que se rompa, os recomiendo que pongáis papel de hornear en la base, no hace falta recortar un círculo de papel de la medida de la base, lo ponéis entre la base y el aro del molde estirado y dejáis que salga el papel por fuera… recortáis después lo que sobra… hasta he hecho fotos del proceso!! Jajaja…






A lo mejor hay personas a las que estos trucos le parecen obviedades o incluso cosas innecesarias, porque son muy mañosas… pero a mí me facilitan mucho el trabajo y por eso lo comparto.

Empezamos preparando la base de galleta, que podemos usar para otro tipo de tartas (como la Tarta de tres chocolates sin gluten, que tenemos publicada también en el blog).

Derretimos la mantequilla en el microondas o en un cazo al fuego. La reservamos.

Trituramos las galletas: La galleta yo la muelo en el accesorio picador de la batidora, pero no hace falta tener ningún aparato en casa, podéis meterlas en una bolsa con autocierre, cerrarla bien y aplastarlas con un rodillo.

Mezclamos las galletas con la mantequilla derretida y las ponemos en el fondo del molde repartiendo por toda la base. Reservamos en la nevera (unos 30 minutos) para que endurezca.


Preparamos la primera capa de la tarta: la de queso y nata:
Disolvemos 1 sobre de cuajada en una taza con la mitad de la leche fría (200 ml) y removemos bien para que no queden grumos.
Calentamos en un cazo la mitad de la nata (200 ml), añadimos los 125 gr de queso de untar y la mitad del azúcar (80 gr). Llevamos a ebullición y retiramos del fuego. Añadimos la cuajada disuelta en leche y dejamos unos 4 o 5 minutos a fuego lento, removiendo continuamente, sin que hierva.

Vertemos la crema resultante sobre la base de galleta. Recordad que para no hacer un agujero en la base, es bueno apoyar una cuchara o una espátula encima y echar la mezcla poco a poco sobre ella.

Preparamos ahora la segunda capa de la tarta: la de fresas:
Trituramos las fresas: yo con el accesorio picador de la batidora, pero podéis aplastarlas con un tenedor, pasarlas por la batidora o licuarlas, como prefiráis.
Disolvemos la cuajada en la otra mitad de la leche (200 ml) y añadimos esta mezcla a las fresas, removemos bien y añadimos el azúcar.
Calentamos en un cazo la otra mitad de la nata (200 ml) y cuando haya hervido bajamos el fuego y añadimos el puré de fresas con la cuajada. Dejamos a fuego suave 5 minutos, sin que llegue a hervir, removiendo constantemente.

Cuando la tengamos lista la añadimos sobre la capa anterior. Ojo!!! Con cuidado, y sobre una cuchara o espátula para que no se mezclen las capas.



Metemos la tarta en la nevera unas 12 horas.

Desmoldamos con cuidado. Yo he pasado un cuchillo por el borde, pero no se había pegado nada. Como veis en esta foto se diferencian muy bien las tres capas que tiene la tarta.


Decoramos como más nos guste, yo he utilizado nata que he montado con azúcar y he decorado con una manga pastelera. Con una boquilla con forma estrellada vais poniendo montoncitos por toda la superficie de la tarta. He puesto dos fresas cortadas de adorno, pero podéis poner lo que queráis.

Espero que os guste tanto como a nosotros!!